En las dos últimas entradas hablé acerca de los dos tipos de recobro (brazo estirado y codo elevado) que hay en estilo de crol, por ende lo obvio y/o consecuente sería que hablará acerca del agarre que es la siguiente fase que le sigue a la brazada, pero esto no va a pasar. El motivo es que me topé con el siguiente artículo de Planeta Triatlón titulado, “10 Errores Típicos del Nadador Triatleta” y me dí cuenta que muchos de esos errores se corrigen con unos simples ejercicios de equilibrio que son importantes que aprendas antes de seguir aprendiendo el resto de la brazada.

equilibrio en crol

Nadador sin equilibrio

Según Terry Laughlin, el autor del método Inmersión Total, el equilibrio es el elemento más crucial para lograr una natación eficiente. El equilibrio en el estilo crol maneja dos componentes:

  1. Vertical (cabeza-pies)
  2. Horizontal (rotación lateral del cuerpo)

El equilibrio vertical es continuo y constante gracias al desplazamiento hacia adelante, muy parecido a como funciona cuando uno monta bicicleta. No importa en que fase de la brazada estés, tu cuerpo siempre está en una posición horizontal con la cabeza y los hombros saliendo del agua, mientras el resto del cuerpo lo acompaña.

 

El equilibrio horizontal es más dinámico. A medida que rotas el cuerpo de lado a lado en lo que se llama el rólido tu cuerpo se desplaza hacia adelante utilizando la fuerza de la gravedad.

Cómo mejorar el Equilibrio en Crol

En el artículo de Planeta Triatlón que mencioné anteriormente los dos primeros errores son:

  1. “Mirar totalmente en horizontal hacia delante o mirar totalmente en vertical hacia el suelo sin tener ningún tipo de referencia.”
  2. “Nadar plano, con el estómago siempre mirando al fondo de la piscina, es decir, sin rotación o rolido.”
equilibrio en crol

Nadador equilibrado

La posición ideal sería la de mantener la cabeza en posición neutra mirando el piso, pero como en triatlón tienes a alguien siempre enfrente (a diferencia de la natación), la mirada es buena tenerla levemente al frente.  Lamentablemente no existe una posición ideal, depende de cada nadador, es cuestión de buscar que es lo que mejor se adapta a al estilo de uno. Yo personalmente miro levemente al frente -como la nadadora de la foto- ya que siento que me desvío menos, pero como les digo depende del gusto del consumidor. Lo que SI ES IMPORTANTE tener en cuenta, es que la posición de la cabeza no debe afectar la posición del cuerpo; elevarla mucho o bajarla mucho hace que se aumente la fuerza de resistencia, hay que buscar la posición en donde ésta se reduzca. Otro punto importante es que la cabeza debe permanecer lo más estable posible (el cuerpo va a donde la cabeza lo guíe); Muchas personas mueven mucho la cabeza para poder rotar las caderas, pero terminan desequilibrando mucho el cuerpo, y por ende produciendo más resistencia.

¿Cómo solucionar este problema?

Esta serie de ejercicios los obtuve de Greg Davis de Nitro Swimming en Austin Texas. Primero vas a comenzar nadando perrito con la cabeza fuera del agua y con una brazada corta, es decir, las mano solo van a ir hasta las axilas, no hacen el barrido completo. Tienes que patear duro porque la posición de la cabeza va hacer que se caigan los pies.

2.  Nadar perrito con la cabeza dentro del agua. En este caso la nariz va ir apuntando al piso. Respira al lado cada tres brazadas. En la brazada la mano debe ir hasta la cadera y la recuperación se hace dentro del agua, como en pecho (braza).

3. Vas a comenzar haciendo patada con los brazos estirados en frente en posición 11. Giras el cuerpo para hacer el recobro por fuera del agua, y vuelves a la posición inicial. Luego vas a nadar crol normal manteniendo la cabeza estable. ¿Notas la diferencia?

rolido en crolAhora vas a trabajar el rólido para mejorar el equilibrio y poder tener una mejor posición en la respiración lateral. En la foto del lado vemos como Sun Yang (campeón olímpico) gracias a un buen rólido tiene una respiración que altera muy poco la posición del cuerpo, manteniendo así una posición hidrodinámica. En la foto de abajo se puede ver como la nadadora, al mantenerse en una posición muy plana, se ve obligada a elevar la cabeza para poder respirar. En el primer ejercicio del problema anterior, ya pudiste la resistencia que genera mantener la cabeza elevada, y por ende ya puedes apreciar la importancia del ejercicio que te voy a mostrar a continuación.

Como hacerlo:

Para el segundo problema hay un ejercicio que me gusta mucho que lo aprendí del libro Inmersión Total que se llama la posición de patinador. Se comienza con el cuerpo de lado y un batido suave de pierna. La cabeza debe ir fuera del agua, y el brazo de abajo debe ir extendido. El cuerpo debe ir recto (muchas personas suelen ponerse en posición fetal) como una aguja para que rompas el agua con facilidad.

Ahora gira la cabeza para que quede dentro del agua. Comprueba que estés mirando el piso, y que el cuerpo esté en equilibrio (el hombro de arriba no se debe mover; debe andar en línea recta).

Cuando sientas que se te acaba el aire, baja el brazo de bajo, gira la cabeza y así llegas a la posición inicial, toma 3 respiraciones y repite.

Te dejo un vídeo para que en el que sale este ejercicio y otros que puedes usar para mejorar el equilibrio.

¿Cuándo usarlos?

Incorpora estos ejercicios en el calentamiento, o en un día que esté planificado para entrenar técnica.