Ahora si te vas a ver como un pro en la piscina después de esta serie de giros en natación. Quiero advertir de antemano que es muy probable que inhales mucha agua por la nariz durante esta serie. Tranquilo que por ahora ningún estudio ha comprobado que el agua de piscina genere adicción por inhalación; por natación si, pero por inhalación no.

Giros en natación

Las imágenes usadas vienen del libro Swim Speed Strokes de Sheila Taorima

 

La sensación de volar es de las cosas que más me atraen del agua; el poderme mover en la dirección que quiera, y con la libertad de un dios (mal intento de ser poético). El problema de la libertad es que nunca sabemos que hacer con ella, y esto es lo que le pasa a nuestro cuerpo cuando está aprendiendo hacer los giros en natación.

Nadie es muy viejo, ni muy joven para aprender hacerlos, así que me dejas las excusas afuera del agua y te vas preparando para esta primera parte.

Puede ser que creas que ya sabe hacer los giros en natación, pero igual nunca sobra repasar y mejorar los fundamentos. Dentro de los errores que suelen cometer las personas que ya “saben” hacer los giros están:

  1. Usar los brazos y las piernas para ayudarse a dar la vuelta. La verdad sea dicha -y que sea aquí la primera parte donde la hayan escuchado leído- el uso de las manos solo te retrasa la vuelta. El giro se da única y exclusivamente con el abdomen.  Si te cuesta dar la vuelta solo con el abdomen, entonces te recomiendo que veas estos ejercicios de fuerza para nadadores.
  2.  Girar durante la vuelta para que los pies golpeen la pared con los dedos boca abajo. Lo ideal es que los dedos de los pies apunten hacia arriba cuando toquen la pared. El giro para quedar boca abajo se da, después del rechazo.

Estas dos cosas son las que vamos a corregir con el vídeo de arriba.

Para comenzar necesitamos un tubo, espagueti, churrusco -como lo quieras llamar- de esos que hay en muchas piscinas. La misión del churrusco es neutralizarte los brazos y negarte la posibilidad de usarlos, así que no lo hundas, deja las manos en la superficie.

Como hacerlo:

  1. Una vez tengas churrusco vas a ir a una parte de la piscina donde el agua te llegue por lo menos a la altura de la cadera, y donde te puedas parar.
  2. Vas a dar una vuelta dentro del churrusco sin utilizar los brazos; recuerda que el giro viene del abdomen (es más fácil decirlo que hacerlo).
  3. Si te cuesta dar el giro, comienza pegando el mentón al pecho, y piensa en bajar y meter la cabeza entre las piernas.

Importante: Botar aire por la nariz. No quiero que nombren a mi mamá mientras hacen el ejercicio.

La clave como en todo es practicar.

Si les interesa el libro de Swim Speed en español, lo pueden conseguir aqui.

En inglés estos de la misma autora. Solo tienen que hacer click en la imágen y los direcciono a la página de Amazón.